Niños, padres y Redes Sociales.

Niños, padres y Redes Sociales se pueden unir, tan sólo hemos de aplicar una regla esencial: sentido común. Voy a daros unas directrices básicas. Sigue leyendo.

Nadie dijo que ser padre fuese fácil y nunca nos planteamos todo a lo que nos íbamos a enfrentar. Entiendo que haya mucha gente a las que Internet y las Redes Sociales les asusten, pero aceptémoslo, han venido para quedarse.

El objetivo como padres es enseñar a nuestros niños a usar correctamente las Redes Sociales.

Continuamente vemos en Facebook alusiones nostálgicas a los juegos de nuestra infancia y criticamos a los niños de hoy. Es normal, según la R.A.E. la nostalgia es” la tristeza melancólica originada por una dicha perdida.” Todos fuimos felices en nuestra infancia, pero debemos darnos cuenta que nuestros hijos también lo son. Comparar ambas infancias es imposible, sin embargo aprendemos y hacemos juicios de valor comparando, pero… ¿son correctas nuestras conclusiones?

Un hacha es una herramienta magnífica creada con un propósito claro y bueno, sin embargo en las manos inadecuadas puede ser una arma mortal. ¿Es malo por tanto que se inventase el hacha? Por supuesto que no. Esta es una de las principales conclusiones que debemos tener claras: las Redes sociales no son malas ni dañinas, su objetivo es compartir contenido, pero hemos de aprender a usarlas.

El futuro de nuestros hijos, nos guste o no, pasa por la tecnología, Internet y las Redes Sociales. Así que vamos a eliminar nuestros miedos y prejuicios y ponernos manos a la obra. Andy Stalman en su libro HumanOffOn compara el descubrimiento del fuego con la invención de Internet. Ambos permitieron al hombre reunirse, compartir conocimientos y progresar. Estamos en el inicio de una nueva era y nos toca adaptarnos. Pero no os preocupéis, nuestros hijos ya lo han hecho.

Entonces ¿qué debemos hacer?

  1. Niños, padres y redes sociales han de juntarse para conocerse. Igual que no dejamos a nuestros hijos de cinco años ir solos al cole, porque hemos de enseñarles a cruzar las carreteras, a no hablar con extraños, a respetar y obedecer a la policía… tampoco podemos dejar a nuestros hijos que descubran por sí solos las Redes Sociales. Somos nosotros los que debemos enseñarles paso a paso como manejarlas.
  2. Debemos aprender a manejar las Redes Sociales aunque no nos gusten. Pensad que van a ser uno de los lenguajes del presente- futuro. A día de hoy hay muchos seminarios para padres, los colegios están intentando adaptarse a las nuevas tecnologías e Internet nos ofrece toda la ayuda que necesitamos, pero hemos de dedicarle tiempo y esfuerzo.
  3. No prohibir a nuestros hijos. Si les prohibimos les estamos aislando de los canales de comunicación que usan sus amigos. Sin querer les estamos retrasando. Eso sí, hemos de conocer a nuestros hijos, ver cuando están lo suficientemente maduros para poder usar las redes sociales.
  4. Empezar por el principio. Una buena forma de empezar es meterles en grupos de Wassap con sus amigos en vuestros móviles, así veréis lo que escriben y comparten y lo mal que lo hacen. Enseñadles a escribir bien, a usar el corrector… Y dejadles muy claro con ejemplos que lo que ahí escriben ahí se queda.
  5. Usad el sentido común y haced que ellos lo usen. Con una simple pregunta ¿Os iríais con alguien que no conoces a su casa si os lo dice? Seguro que responden que no. Explicadles que en las Redes Sociales ocurre lo mismo: no hables con extraños. Todo lo que les enseñáis en la vida real se puede y se debe aplicar en las Redes Sociales.
  6. Vigilad a vuestros hijos. Entended que no podéis dejarles un móvil, una tablet o un ordenador y que lo usen a su antojo. Como padres explicadles que tenéis que poder ver, seguir y tutorizar todo lo que hagan en Internet y en las Redes Sociales. Ponédselo como condición para dejarles usar un móvil o una tablet. Sois sus padres y tenéis que vigilarlos. Que escriban los nombres de usuario y contraseña en una hoja de papel para que vosotros podáis mirarlo. ¿Estáis violando su intimidad? Rotundamente no, sólo estáis vigilando que lo hagan bien, les estáis ayudando, enseñando. ¿Hasta cuando? Hasta que vosotros veáis que ya podéis dejarlos usar sus Redes Sociales por ellos mismos, cuando sean lo suficientemente maduros para hacerlo con responsabilidad y sentido común.
  7. Usad las aplicaciones. A día de hoy hay miles de aplicaciones que os ayudarán a educar a vuestros hijos en estas tecnologías. Usadlas. Os sorprenderá descubrir que muchas de ellas os vendrán bien a vosotros mismos.
  8. No os engañéis. Cuando éramos jóvenes todos salíamos de fiesta y ninguno de nosotros íbamos a los bares que iban nuestros padres ¿a que no? Nuestros hijos usan las típicas Redes como Facebook y Twitter, pero también usan otras “alternativas” que los padres no conocemos. Esto nos obliga a estar al día, a hablar con nuestros hijos y a generar esa confianza necesaria para que ellos nos cuenten las Redes que usan y que nos pregunten cuando no sepan como actuar.

Como veis niños, padres y Redes Sociales pueden convivir.

Si os ha gustado el artículo comentadlo y si queréis seguimos introduciéndonos en este mundo. Podemos hablar de las Redes que hay, de cómo se usan, de donde informarnos…

 

Ahora estamos sentados alrededor de este fuego

y tenemos que hablar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*